Cuando Satanás apareció en medio de una reunión de la Junta de Directores de Goodr, en realidad todos estábamos bastante complacidos, ya que fue un buen respiro de la horrible presentación en powerpoint que Rob estaba llevando a cabo. Después de hacer breves introducciones alrededor de la mesa, el Príncipe de las Tinieblas se puso manos a la obra: quería nuestras almas y estaba dispuesto a darnos casi cualquier cosa que quisiéramos a cambio. Antes de que pudiéramos comenzar a negociar, Rob lloriqueó algo acerca de que su alma inmortal valía mucho más que cualquier recompensa terrenal y luego trató de salir corriendo de la sala de juntas. Afortunadamente, uno de los miembros de la junta había atado los cordones de los zapatos de Rob (como es tradición), por lo que Rob se tropezó rápidamente, se golpeó la cabeza con el costado de la mesa de la sala de juntas y luego, afortunadamente, se quedó inconsciente mientras el resto de los adultos volvían al negocio en cuestión.

Después de discutir la propuesta de Lucifer entre nosotros, decidimos que un simple intercambio de almas por promesas satánicas no era muy divertido, así que hicimos una contrapropuesta de que en su lugar haríamos una apuesta. Bueno, cuando el diablo está en Georgia, puede desafiar a los pandilleros sentados en tocones de nogal para concursos de violín, pero cuando está regateando con la gente de Goodr, sabe que el camino a nuestras almas es a través de algunas bebidas alcohólicas.

Con eso en mente, Beelzebub rápidamente propuso un concurso de bebidas: los 7 miembros de la junta directiva de Goodr contra el propio Padre de las Mentiras. Si el Abaddon ganaba, se quedaría con nuestras almas. Si ganáramos, conseguiríamos un dinosaurio reducido al tamaño de un gato doméstico.

 

WHISKEY SHOTS WITH SATAN | Goodr México | Imagen 1

Siendo anfitriones corteses, por supuesto permitimos que el Ángel del Pozo sin Fondo eligiera su bebida preferida. Nos sorprendió gratamente cuando produjo varias botellas de Bulleit Bourbon (10 años); una elección sofisticada pero sin pretensiones. Con el whisky seleccionado, los participantes se dieron la mano y comenzó el concurso. El Adversario se tomaría un shot, y luego uno de los nuestros se tomaría un shot. Y así continuó durante 4 horas.

En su shot número 42, el Acusador volcó el whisky en su garganta y casi de inmediato se tapó la boca con las manos. Sus mejillas se hincharon con bilis demoníaca y sus ojos comenzaron a lagrimear. Todos contuvimos la respiración mientras la Estrella de la Mañana intentaba tragarse su vergüenza. Pero justo cuando parecía que podría arreglarlo, otra convulsión sacudió el cuerpo del Señor del Infierno y el vómito se derramó por el suelo (y Rob, que aún estaba inconsciente).

Dimos una gran ovación e intercambiamos varios choques de manos. La Bestia limpió silenciosamente el vómito de su rostro y se inclinó gentilmente, indicando que efectivamente lo habíamos superado. No queriendo ser ganadores descorteses, declaramos que llamaríamos a nuestras gafas de sol negras “Whisky Shots with Satan” como una conmemoración del más épico de los concursos. También le ofrecimos el alma de Rob como una especie de regalo de despedida, por lo que ninguno de nosotros se sintió particularmente mal porque Rob nos había sometido a ese horrible powerpoint. El Señor Oscuro aceptó con gracia nuestros regalos y desapareció en una bocanada de humo sulfúrico.

Había sido una reunión de dirección increíble y todos estuvimos de acuerdo en que las piñas coladas estaban en camino.

Gracias, nuevo amigo.

 

WHISKEY SHOTS WITH SATAN | Goodr México | Imagen 1

Regresar a Goodr Times →